Todo comenzó cuando ‘Cartucho’, un perro adoptado por la Comisaría 7 de la capital de Corrientes y que lleva rango simbólico de sargento, habría mordido a una nena. Y entonces, el titular de la división metropolitana decidió prohibir las mascotas en las seccionales. Por esa medida, el jefe del Estado Mayor de la Policía de Corrientes lo acaba de desplazar.

No se puede echar a los perros y los gatos de una Comisaría”, pero sí extremar los cuidados para que no muerdan a las personas”, aseguró hoy el jefe de la Policía de Corrientes, comisario mayor Eduardo Acosta, tras confirmar el desplazamiento del director de Seguridad Metropolitana de la fuerza, comisario mayor Julio César Gómez, quien cumplirá funciones en otra dependencia.

La medida fue dispuesta luego de que Gómez dispusiera a través de un memorándum la prohibición de que permanezcan perros y gatos en las comisarías de la capital provincial. ¿Qué originó esa decisión?

Fue el sábado pasado a la noche, cuando ‘Cartucho’, mascota de la Comisaría 7° del barrio Mil Viviendas, habría mordido a una nena de 2 años y le provocó heridas en un ojo.

Ante esto, Gómez mandó la orden escrita a los 21 responsables de comisarías de la capital correntina y les comunicó que quedaba “totalmente prohibida la permanencia y/o tenencia de animales tanto caninos como felinos dentro de las dependencias policiales”, según señala el memorándum al que Telám tuvo acceso.

Sin embargo, hoy la Jefatura de Policía de Corrientes comunicó oficialmente que ‘Cartucho’ “regresará a la comisaría 7, donde quedará alojado de manera definitiva con las medidas de prevención y de seguridad del caso y bajo el cuidado necesario para evitar situaciones como la sucedida”.

‘Cartucho’ es un perro mestizo, sin adiestramiento, que vive la comisaría 7 y lleva el rango simbólico de sargento. El animal está en período de observación en un domicilio particular del jefe de la División Canes, comisario inspector Eduardo Ramírez.

(Télám)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here