A requerimiento de la Fiscalía y la Defensa, luego de un acuerdo entre las partes, el juez René Gandarillas le impuso una condena de seis años de prisión de cumplimiento efectivo a un sujeto que reconoció haber querido violar a una menor, a la que le contagió herpes simple.

La pena recayó en Oscar Arturo Pérez (67), quien fue declarado autor responsable de “abuso sexual con acceso carnal en grado de tentativa”, agravado por ser portador de una enfermedad de transmisión sexual.

Pérez está detenido desde hace casi un año, pero el hecho ocurrió a fines de 2016, cuando abusó de la niña, que por entonces tenía 11 años y estaba a su cuidado, ya que la madre había salido a trabajar, según indicó el fiscal Francisco Márquez en declaraciones periodísticas.

“El hecho se esclareció porque a la nena le picaba la zona vaginal; fue llevada al Hospital Pasteur y allí le detectaron la presencia de herpes. Entonces la mamá le preguntó quién había sido, y ella acusó a Pérez”, precisó el funcionario judicial.

Como el delito es de instancia privada, la audiencia de debate se realizó a puertas cerradas, aunque pudo saberse que el imputado confesó el hecho y posibilitó que el juicio se realizara bajo la modalidad de trámite abreviado.

Previo a las deliberaciones, el fiscal Márquez y el abogado defensor Antonio Alarcos habían acordado solicitar la sanción finalmente impuesta por el juez Gandarillas si Pérez se declaraba culpable, tal como estaba descripta la acusación.

A poco de iniciado el debate y tras la lectura de la pieza acusatoria por parte de la secretaria Gabriela Sanz, el sexagenario reconoció haber sometido a sus bajos instintos a la criatura, aunque dijo que no sabía que padecía la enfermedad que le contagió.

En diálogo con un periodista de Radio Show, el titular del Ministerio Público indicó que el informe médico del examen genital practicado a la víctima indicó que “tenía el himen sano, es decir que (Pérez) no la había desflorado, pero intentó hacerlo”.

En definitiva, la menor no fue accedida carnalmente (es decir que no fue violada porque no hubo penetración), pero sí roces en la región vaginal y el contagio de la enfermedad de transmisión sexual que padece el abusador.

El fiscal Márquez enfatizó la necesidad de proteger a los menores ante este tipo de situaciones y que es muy importante saber a qué persona se los deja a su cuidado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here