La Justicia de Villa María le impuso una condena de 11 años de prisión de cumplimiento efectivo a un cadete local que violó en forma reiterada a un niño, tanto en esta ciudad como en la vecina localidad de Pampayasta.

Gonzalo Omar Cabrera (37) fue declarado culpable de una cantidad indeterminada de hechos de “abuso sexual con acceso carnal”, “promoción o facilitación a la corrupción de menores, agravada por la edad de la víctima”, y “coacción”, cuando la criatura tenía entre 5 y 10 años.

Cabrera, alias “Peca”, inicialmente se abstuvo de declarar en la primera audiencia del proceso oral, el jueves pasado, pero luego de que comparecieran dos testigos allegados a la víctima, quedó acorralado por las contundentes pruebas en su contra y terminó confesando ser el autor de todos los hechos.

En efecto, en aquella primera jornada de debate el tribunal receptó dos testimonios y posteriormente Cabrera decidió declarar, haciéndose cargo de la grave acusación. Seguidamente se incorporó toda la prueba colectada en el expediente y por último se dispuso un cuarto intermedio hasta ayer para que las partes formularan sus conclusiones.

Ambas audiencias se realizaron a puertas cerradas por tratarse de un caso de instancia privada, que además tiene como víctima a un menor. Solo la lectura de la parte resolutiva de la sentencia fue pública, instancia en la que periodistas y fotógrafos pudieron ingresar al recinto ubicado en el quinto piso de Tribunales.

La secretaria Gabriela Sanz fue la encargada de dar lectura al veredicto, en el cual el juez Félix Martínez declaró culpable a Cabrera de todos los delitos que se le atribuían y le impuso la sanción requerida por el fiscal Francisco Márquez en su alegato, a la que luego adhirió la defensora oficial Silvina Muñoz.

Con respecto al más grave de los delitos cometidos por el disoluto individuo, el “abuso sexual con acceso carnal” (violación), tiene una escala penal que va de los ocho a los 20 años de prisión cuando la víctima es menor de edad.

El “Peca” Cabrera nació Villa María el 14 de febrero de 1981 y se ganaba la vida como cadete. Al momento de ser detenido, estaba domiciliado en Martín Fierro 730, en barrio San Justo de esa ciudad.

Finalmente, cabe señalar que el niño abusado no tiene ninguna relación de parentesco con el depravado, informó El Diario de Villa Maria.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here