Los encargados de seguridad dieron vía libre para que los patrulleros impacten a cualquier moto sospechosa de haber cometido un ilícito.

Hace algunos años el foco sobre si debían ser perseguidos con rigurosidad los denominados “motochorros” estaba en discusión.

Sin embargo, esa idea cambió y ahora hay autorización para seguirlos, encerrarlos y desplazarlos de acuerdo a la estrategia denominada “contacto táctico”.

“Existe una percepción de que si te sacás el casco o no te detenés cuando te lo pide la Policía, nosotros no podemos avanzar con ninguna acción. No es cierto.

La gente espera que mantengamos a Londres a salvo. Los delincuentes que evaden a la policía en sus motos están tomando una decisión que los pone a ellos y a otros en riesgo.

Nuestro mensaje es claro: “Podemos, queremos y vamos a perseguirlos en cualquier oportunidad“, dijo la comandante Amanda Pearson a The Telegraph.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here