En el marco del debate sobre el nuevo reglamento para el uso de armas de fuego por parte de las fuerzas federales de seguridad, el secretario de Seguridad porteño Marcelo D’Alessandro, destacó la necesidad de “protocolizar el uso de armas no letales, como las Taser”, que en vez de disparar un proyectil dan una descarga eléctrica.

Antes de la nueva reforma, la reglamentación exigía que para abrir fuego un efectivo tenía que esperar que le dispararan primero e incluso antes de extraer su arma de fuego debía usar la disuasión y graduar el empleo de la fuerza de menor a mayor. Con la nueva reglamentación, podrían usar sus armas frente a cualquier “peligro inminente” como sucede en todos los países del mundo.

Cabe recordar que esta iniciativa de incorporar armas no letales en el armamento de las fuerzas de seguridad comenzó en 2010 con la gestación de la Policía Metropolitana. En dicho momento fueron descartadas por presion de organizaciones de izquierda que militan en los Derechos Humanos. Fue entonces cuando la compra de las Taser se judicializó y la Justicia porteña prohibió su utilización.

Finalmente, en 2015 un fallo del Tribunal Superior de Justicia porteño revocó el fallo de la Sala II de la Cámara de Apelaciones en lo Contencioso Administrativo y Tributario, y habilitó su uso pero no fue implementado finalmente, también las fuerzas federales conducidas por la Ministra Patricia Bullrich estarían equipadas con este avanzado instrumento disuasivo para proteger a la población.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here